jueves, 4 de noviembre de 2010

Visitantes Inesperados

En el último tiempo algo particularmente destacable afectó la vida de la mayoría de los argentinos, y si bien para la mayoría el trámite fue más rápido de lo que esperábamos la expectativa al respecto fue tan grande que ocupó hojas enteras de diarios, horas enteras de transmisión televisiva e infinitos cafecitos de oficina. No hablo del hecho que la Mole Moli haya ingresado al programa “Cuestión de Peso”, suceso que podría marcar la retirada definitiva de ese Shrek humano del mundo del boxeo, sino que me refiero al censo nacional.

Censo Ferrari Censo Francesecolli
Cada 10 años se homenajea a Censo Ferrari y
a Censo Francescolli, por eso el feriado.


Pero todo este asunto de vanguardia estadística estuvo teñido por el opaco e indeseable color de la inseguridad que todo mancha a su paso, y que está vigente con mayor fuerza que nunca. Los medios indicaban que la gente “tenía miedo” del censo y de que malhechores haciéndose pasar por supuestos encuestadores lograsen ingresar a nuestras viviendas para robarnos el LCD del que todavía debemos unas 45 cuotas. Comenzó el pánico, enormes cantidades de personas diciendo que van a responder el censo por el intercomunicador o con la puerta entreabierta, los canales oficiales insistiendo en que no hay que llegar a tales extremos y que “los que no se censen se van a tener que meter la planilla en el ojete”. Los más delirantes tenían miedo de ser embaucados por los encuestadores y que en realidad se tratase de Testigos de Jehová que, una vez instalados cómodamente en el living, se dediquen a lavar las mentes de los “encuestados” en forma progresiva.

El bigote de Anibal Fernandez tiene su propio bigote. Es lo más elegante que vi en toda mi vida.
El bigote de Aníbal Fernandez dijo que se trata solo de una
Censación” de inseguridad.


¿Pero cual es el problema en tener un perfecto extraño en casa haciendo preguntas medio boludas como “¿El baño tiene cañería y salida a la cloaca?” o “¿Pasó alguien la noche en la residencia?” (las respuestas correctas a ambas preguntas son “No, vivo en un 7mo piso, pero cago adentro de un balde y después lo tiro por el balcón” y “Si. TU VIEJA”)? En realidad no es ningún problema, nuestros hogares son permanentemente invadidos por extraños de todos las variedades… o al menos eso es lo que las publicidades intentan hacernos creer.

Miren, es Johny Bravo!
- ¿Amor? ¿Que está haciendo Mr. Músculo en el dormitorio?
- Me está desengrasando el horno.
(tiene doble sentido… piensen)


Según las pautas publicitarias de los últimos años es perfectamente normal que cualquier boludo o colección de boludos se materialicen absolutamente de la nada en nuestros hogares siempre y cuando vengan con el endorsement de algún producto. Así, Mr. Músculo entra por la ventana sin preguntar si ve que tenemos problemas en la cocina; la morochita de Vanish se nos aparece en el lavadero si ve que tenemos una mancha difícil de sacar; la tropa de tarados de Colgate se meten en el baño cada vez que te mirás fijo al espejo más de 2 segundos; y diversos sujetos pelados aparecen tras la puerta de la heladera si tenemos que hacer que la tarta sea “más liviana” (aparentemente Casancrem puede torcer las leyes de la gravedad y hacer que el agregado de queso crema facilite la flotabilidad de los comensales).

Hola bombón, soy la gota de Magistral
Ocasionalmente la situación se pone sobrenatural y te
aparece la gota de Magistral. Es como el unicornio de
los detergentes o algo así.


Otra cosa que aprendimos es que si te toca el timbre cualquier salame como Fabián Gianola o Anita Martínez y te propone un “desafío”, la gente los deja entrar sin problemas, hasta les deja a su cuidado a los niños y les da ropa interior sucia con suficientes muestras de ADN como para que nos puedan clonar sin problemas. Si permitimos todo eso solo para ver si nos regalan un paquetito de Ariel y un repuesto de Harpic… ¿Porque carajo hubo gente que no quería dejar entrar al censista?

3 comentarios:

Sil dijo...

Jajaja cómo me hiciste reir!!

Keii dijo...

jajajaja, nooo. Me gusto todo, te juro no me dejaba de reir. ¿Como te podes acordar de todas las propagandas?

Ah, y yo creo que te falto lo más importante del censo. Ya que hablaste de todas las propagandas de la tele. El habitante menos de la Argentina, por el cual "desaparecieron" todas las noticias que siempre hay, y solo era él él él. Sí querían "QEPD" le hubiesen dejado descansar en paz no hablando de él todos los días :/.

Un besoo :)!

Sabrina dijo...

Hola! te dejo la dirección de mi blog, cuando puedas date una vuelta,

http://sabrina-eremita.blogspot.com/

Un beso grande

Blog Widget by LinkWithin